Quito, hábitat silvestre

Oso de anteojos

Nombre científico: Tremarctos ornatus

Descripción General:

El oso de anteojos también conocido como oso anteojudo, oso andino u oso achupallero, es una especie propia y única de los Andes. Es grande y de cuerpo robusto, los machos miden entre 1,80 y 2 metros, y pesan hasta 175 kilogramos, mientras que las hembras son más pequeñas (Tirira 2008).

Presentan un cuello corto y musculoso, orejas cortas y hocico marrón oscuro, su pelaje negro, es abundante y grueso. Presenta además una combinación de manchas blancas o beige alrededor de los ojos, que puede extenderse hacia la quijada, garganta y pecho. El tamaño, forma y coloración de estas manchas es diferente en cada individuo y se usa para su identificación (Castellanos et al. 2005, Tirira 2008).

De hábitos diurnos y nocturnos, terrestre, parcialmente arborícola y solitario. Es un animal omnívoro, es decir, puede comer frutos, materia vegetal y carne, llegando incluso a alimentarse de carroña. Su dieta generalmente incluye frutos maduros, cogollos de bromelias, partes tiernas de palmas, bulbos de orquídeas o incluso cortesa de árboles (Castellanos et al. 2005, IUCN 2012, Peyton 1980). Sin embargo, sus hábitos alimenticios cambian dependiendo del lugar donde se encuentre y de la disponibilidad de ciertos recursos (Peralvo et al. 2005). Si el alimento es escaso, puede llegar a cazar venados, roedores y en ocasiones terneros (Castellanos et al. 2005, Goldstein 2002, Sachetti 2009). Suele construir nidos tanto en el suelo como en los árboles altos con el propósito de descansar pero también para alimentarse sin interrupciones (Goldstein 2002, Peyton 1980).

Distribución y hábitat:

Su distribución geográfica se extiende a lo largo de los Andes tropicales desde Venezuela hasta el norte de Argentina. Ocupa variedad de hábitats, pues se trasladan de un lugar a otro siguiendo un patrón estacional que depende de los alimentos que pueda encontrar (Cuesta et al. 2003,  Kattan et al. 2004). En Ecuador su distribución abarca bosques subtropicales, templados y páramos entre los 600 y 4300 m de altura (Castellanos et al. 2005, Cuesta et al. 2003, Kattan et al. 2004).

Sus poblaciones ocupan aproximadamente un área de 58.000 km2, entre páramo y bosque nublado, y de estos alrededor de 19.000 km2 se encuentran dentro del sistema nacional de áreas protegidas SNAP (Peralvo et al. 2005).

Dentro del distrito metropolitano de Quito, se lo encuentra en áreas como Mindo, Tandayapa, reserva ecológica Maquipucuna, bosque protector Santa Lucía y la comunidad de Yunguilla (Molina datos no publicados, Tirira 2008). En áreas colindantes con el Parque Nacional Cayambe Coca, como los páramos de los alrededores del Cerro Puntas, o El tablón en la parroquia del El Quinche también pueden ser vistos (Cuesta et al. 2003, Peralvo et al. 2005).

Gracias a sus grandes requerimientos de hábitat, se lo considera como una especie importante para proteger, pues su hábitat alberga una gran cantidad de otras especies importantes. Asimismo, es un buen indicador del estado de conservación de su hábitat, por su requerimiento especializado de dieta (Cuesta et al. 2003, Molina datos no publicados, Peyton 1980).

Biología Reproductiva:

Poco se sabe sobre su biología reproductiva. Dado que son animales solitarios, el macho y la hembra se juntan únicamente para reproducirse. Al parecer se han observado apareamientos en los meses de marzo y octubre. El periodo de gestación es de entre 195 y 255 días. La hembra prepara un nido bajo rocas o bajo raíces de árboles grandes y pare generalmente dos cachorros. El nacimiento de las crías siempre está ligado a la época del año con mayor producción de frutos, y esto depende de la latitud en donde se encuentre.

Las crías acompañan a la madre un periodo de seis a ocho meses (aunque en ocasiones puede ser mayor), tiempo en el cual aprenden todo lo necesario para sobrevivir.

Estudios de genética molecular realizados por Ruiz-García (2003) en poblaciones de cinco países, muestran una alarmante realidad, la variabilidad genética del oso andino es relativamente baja, siendo las poblaciones del  Ecuador las que poseen menor variabilidad. Esto quiere decir que debido a la fragmentación de su hábitat, las poblaciones están aisladas y en riego de desaparecer.

Conservación:

El área de vida del oso de anteojos, coincide con áreas densamente pobladas, en donde la degradación y destrucción de bosques, y fragmentación de poblaciones por la cacería han sido consecuencias (Kattan et al. 2004). Se estima que su población en el Ecuador es apenas de 2018 individuos (Tirira 2008), por lo que su estado de conservación actual es en peligro (EN) (Cuesta and Suarez 2001 en Kattan et al. 2004, IUCN 2012).

Se estima que su territorio se ha reducido aproximadamente en un 40% de su distribución original, creando una serie de “islas” de donde los osos no pueden salir (Sierra et al. 1999 en Peralvo et al. 2005). Esto indica que las acciones de conservación para el oso de anteojos, especie emblemática de Quito, deben incluir áreas protegidas grandes y conectadas a través de corredores naturales que garanticen el flujo génico entre individuos (Yerena, 1998 en Kattan et al. 2004).

 Maricela Rivera, Finding Species

Referencias bibliográficas:

Castellanos, A., M. Altamirano, and G. Tapia. 2005. Ecología y comportamiento  de osos  andinos reintroducidos en la reserva biológica Maquipucuna, Ecuador: implicaciones en conservación. Revista Politécnica 26, Biología 6: 54-82.

Cuesta, F., M.F. Peralvo, and F.T. van Manen  2003.  Andean bear habitat use in the

Oyacachi River Basin, Ecuador.  Ursus 14:198-209.

Goldstein, I.  2002.  Spectacled bear-cattle interactions and tree nest use in Bolivia and Venezuela. Ursus 13: 153-156.

Kattan, G.,  O. L.  Hernández, I. Goldstein, V. Rojas, O. Murillo, C. Gómez, H. Restrepo and F. Cuesta.  2004.  Range fragmentation of the spectacled bear Tremarctos ornatus in the northern Andes. Oryx 38: 1-10.

Peralvo, M. F.,  F. Cuesta, and F. van Manen.  2005.  Delineating priority habitat areas for the conservation of andean bears in northern Ecuador. Ursus 16: 222-233

Peyton, B. 1980. Ecology, distribution, and food habits of spectacled bears, Tremarctos

ornatus, in Peru. Journal of Mammalogy 6: 639-652.

Tirira, D.  2008.  Mamíferos de los bosques húmedos del noroccidente del Ecuador. Ediciones MurciélagoBlanco y PRIMENET. Publicación especial sobre los mamíferos del Ecuador 7. Quito. 352 pp.

About these ads
Esta entrada se publicó el marzo 29, 2012 en 9:57 pm y se archivó dentro de Especies de Quito. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

2 pensamientos en “Oso de anteojos

  1. en los alrededores de quito donde se puede observar estas maravilla de la naturaleza

    • Hola Fautiño.
      EL oso de anteojos puede ser visto en el nor-occidente del distrito. En esa zona viven unos 34 osos que se mueven por los bosques nublados principalmente. Si te interesa verlos en su hábitat natural puedes llamar a la reserva Maquipucuna (www.maqui.org) ellos cuentan con un bosque donde los osos visitan regularmente ciertos árboles. Hay que averiguar con ellos cuándo se les puede ver a los osos.

      un atento saludo,

      QHS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: