Quito, hábitat silvestre
43 zambullidor

Los humedales: las aves y el turismo

Este jueves 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales. De acuerdo a la Convención RAMSAR1, los humedales, son “extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”.

Año tras año, numerosas organizaciones y personas a nivel mundial aprovechan este día para realizar diversas actividades que incrementan la sensibilización hacia estos ecosistemas, sus recursos y los beneficios que brindan. La temática elegida para este año es “Humedales y Turismo”.

Los humedales constituyen un enorme atractivo para el ecoturismo y el turismo científico; además, aportan beneficios como abastecer de agua a las grandes ciudades, son refugio y área de vida para numerosas especies de flora y fauna, fortalecen las economías locales y nacionales, entre otros.

Dentro de la biodiversidad que existe en los humedales, las aves acuáticas sin lugar a duda son el grupo más llamativo. Sus patas, picos, alas, son algunas de las partes del cuerpo de las aves que han tenido que modificar para adaptarse a los sistemas acuáticos, pues dependen del agua en una o varias etapas de su vida.

Sin embargo, el constante crecimiento de la población humana ha generado presión sobre los humedales, bien porque el agua es usada para el consumo humano, o para el riego. El constante aumento de proyectos de infraestructura, para satisfacer las también crecientes necesidades humanas, han afectado seriamente a estos frágiles ecosistemas. Se construyen represas en lagunas para captar más agua, carreteras, instalaciones hoteleras, conversión de áreas naturales en cultivos, entre otros. Cuando un humedal se afecta, también lo hacen todas las especies que dependen de ellos.

Otra gran amenaza para los humedales es el cambio climático. Inundaciones, sequías generan cambios en los eventos de migración de las aves. Además, estudios científicos han demostrado que cuando los humedales se secan, liberan a la atmósfera el metano que se encuentra en la materia descompuesta que está en el fondo de lagunas y pantanos. El gas metano es un gas de efecto invernadero 10 veces más poderoso que el dióxido de carbono, lo que hace que la temperatura de la atmósfera se incremente aún más.

Sin duda alguna, dentro de los humedales del Ecuador, los que se encuentran en los páramos son los más amenazados. Estos humedales altoandinos son el hábitat de aproximadamente 70 especies de aves acuáticas, algunas de las cuales se encuentran en peligro ya que sus poblaciones están disminuyendo debido a la alteración de su hábitat. Es así que estas aves han sido usadas como indicadores de la salud de los humedales y algunas organizaciones nacionales e internacionales han monitoreado sus poblaciones anuales para analizar qué está pasando con sus poblaciones y sus hábitats. Es vital que empecemos a entender que es lo que está pasando con estos humedales, porque muchas ciudades que se encuentran en la sierra dependen de estos para conseguir el agua para su consumo.

Finding Species, en colaboración con el FONAG y la Universidad Técnica Indoamérica, y con el aval del Ministerio del Ambiente, la comisión RAMSAR y la Estrategia de Humedales para el Futuro, ha iniciado un proyecto para realizar el monitoreo de las aves acuáticas de manera mensual, en la Reserva Ecológica Antisana, provincia del Napo. La laguna Micacocha, uno de los humedales más importantes dentro de la reserva, ya que abastecen de agua a la ciudad de Quito.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si bien esta obra ha beneficiado a los habitantes, también ha traído consecuencias ambientales como cambios en el paisaje y en algunos casos la pérdida de hábitat adecuado para la reproducción de algunas especies de aves. Es así que Finding Species está dedicando sus esfuerzos en el estudio de los efectos, tanto de origen humano como natural, sobre las poblaciones de aves residentes y migratorias.  Uno de los productos claves es la elaboración de una guía de campo que facilitará la identificación y ayudará en las técnicas de monitoreo de aves acuáticas a los guardaparques de la Reserva. Con esta formación, el personal del Ministerio estará en la capacidad de liderar futuros programas de monitoreo y mejoras en el manejo y conservación del área.

1La Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, llamada la Convención de RAMSAR, es un tratado intergubernamental en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos, del que el Ecuador es signatario.

Irina Muñoz, Finding Species

 

Esta entrada se publicó el enero 30, 2012 en 6:27 pm y se archivó dentro de Hábitat de Quito. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: