Quito, hábitat silvestre
418197_338663082838530_1548711216_n

Quito, cobija al mensajero del fuego

Image

Image

El páramo, los bosques templados y los bosques subtropicales del Ecuador son el hogar de la raposa, un marsupial que no solo se caracteriza por su valor biológico sino, también, por su valor histórico-cultural. En Mesoamérica y en varias culturas ancestrales del Ecuador la raposa fue venerada y respetada, pero en la actualidad este pequeño animalito está en peligro.

La raposa o zarigüeya, (Didelphis pernigra)  es un mamífero marsupial de tamaño mediano a pequeño. Es poseedora de largas orejas puntiagudas que presentan diferentes tonalidades de colores claros: rosadas, blancas o incluso negras en la base, pero con manchas blancas. Sus ojos redondos son de color carmesí y se su rostro es blanco y alargado con dos franjas negras alrededor de los ojos que pueden llegar hasta la nariz.

Posee un pulgar oponible que le ayuda a trepar, pues le permite agarrarse con mayor destreza de ramas y troncos y así cazar con facilidad insectos y otros invertebrados como milpiés y lombrices; aunque, también se alimenta de frutos y, en ocasiones, de pequeños vertebrados como lagartijas, aves y ratones.

Las raposas son animales nocturnos y solitarios. Durante el día, permanecen ocultos en sus madrigueras, construidas dentro de huecos de árboles, nidos de termitas abandonados o entre las rocas. Al ser solitarios, el macho y la hembra solo se juntan para aparearse. Su periodo reproductivo, incluyendo la gestación y el destete, dura aproximadamente 110 días. Generalmente, la hembra tiene dos o tres crías, las que nacen en la época del año donde la comida es abundante. Cuando son atacadas fingen su muerte (disminuyendo la frecuencia cardiaca y la respiración), y emanan un olor muy desagradable que ahuyenta al agresor.

Su distribución es amplia porque se adapta a la variedad de hábitats. Pero se la encuentra, comúnmente, en los bosques andinos de Venezuela, Colombia, Perú y Bolivia.

Un marsupial convertido en mito

La raposa es un valioso emblema cultural para los pueblos mesoamericanos. Ellos la conocían con el nombre de “tlacuazin” y era considerada un símbolo de fertilidad, pues lleva a sus hijos en la espalda o en la bolsa marsupial.

Fue un personaje notable en las tradiciones indígenas. El mito más representativo cuenta su proeza de robar el fuego a los Dioses, quienes eran los dueños del fuego y lo cuidaban celosamente, pero los humanos lo necesitaban para calentarse y alumbrarse. Al ver esto, la zarigüeya decidió ayudarlos y apoderarse del fuego. Entró en los dominios de los Dioses, se acercó a la hoguera y encendió su cola; la cual, a partir de entonces, quedó pelada. Por eso, este animalito es presentado, en la mitología mexicana, como el benefactor del ser humano.

En Ecuador, Andrés Gutiérrez Usillos en su libro “Dioses, símbolos y alimentación en los Andes”, manifiesta que la raposa es uno de los animales que más representaciones tuvo durante las culturas Manteño-Huancavilca. De igual manera, María Fernanda Ugalde, en su trabajo “Difusión en el periodo de Desarrollo Regional: algunos aspectos de la iconografía Tumaco-Tolita”, agrega que en esta cultura también fue representativo este marsupial.

Los Monteños-Huancavilcas simbolizaron la figura de la raposa en botellas zoomorfas, figurines y sellos. En cambio, los Tumaco-Tolita lo hacían en piezas de platino, oro y barro. Los arqueólogos encuentran similitudes con las culturas mesoamericanas, pues su recurrente representación responde a que este era un animal de ritualización y ceremonialismo, relacionado con el mito del origen del fuego, como el mensajero o como el dios de este elemento.

En el páramo del Cajas, ubicado al oeste de Cuenca, la creencia actual y generalizada es que la raposa es un “animal brujo”. Esta idea se sustenta porque este animal es muy ligero y difícil de cazar, tiene mucha astucia para engañar al campesino y hacer que descuide a sus animales, principalmente ovejas y aves de corral. Muchos campesinos aseguran que tiene extraños poderes, pues cuando mira fijamente deja al individuo completamente mudo y atontado. Por eso creen que es el enviado de la Mama Huaca, un espíritu de la naturaleza, descrita como una mujer indígena de hermosas facciones y cabello largo que hechiza a los hombres para matarlos. La Mama Huaca también es dueña de los animales, plantas y bosques del Cajas.

En Ecuador, la raposa, habita entre los 2000 y 3000 msnm. Era considerada una especie habitual de las ciudades pero cada vez es menos común; ya que las personas la confunden con ratas y las matan. En ocasiones, es visita en quebradas que albergan vegetación nativa, áreas de cultivo, jardines y bosques deforestados; aunque prefiere el frío de las montañas.

La raposa es reconocida como uno de los pocos animales que se conserva sin variaciones desde que apareció en el planeta hace unos 80 millones de años. Se cree que son más antiguas que muchos dinosaurios; por eso se las califica como un fósil viviente.

Referencias bibliográficas:

Andrés Gutiérrez Usillos, Dioses, símbolos y alimentación en los Andes,  Ediciones Abya-Yala, Quito, Ecuador, 2002.

María Fernanda Ugalde, Difusión en el periodo de Desarrollo Regional: algunos aspectos de la iconografía Tumaco-Tolita, Institut Français d’Études Andines IFEA, 2006.

Carlos Pérez Guartambel, Justicia Indígena, Universidad de Cuenca, Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador CONAI, EECUARUNARI, 2010.

David Salas

Esta entrada se publicó el enero 4, 2013 en 10:08 pm y se archivó dentro de Galería. Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: